lastreglobo

Los cambios y novedades en la “nueva” programación de la Una, Grande y Libre radio del Señor Martínez Arias son un burdo maquillaje para ocultar su único objetivo, dejar todo atado y bien atado para la precampaña que se avecina.

Ese es el único objetivo que guía sus pasos, como siempre no exentos de torpeza, porque desde UGT afirmamos que la crispación, la inquina y las vendettas personales que el Señor Martínez Arias ha emprendido, con el sello inquisitorial que le caracteriza, van a servir de muy poco a los intereses de aquellos que le han aupado a un cargo que, como viene demostrando día a día, le viene muy grande.

Purga y depuración, con la cobardía que caracteriza al director de informativos, contra miembros destacados de la UGT, y relevos en el equipo de edición matinal de Radio5 por el asunto de Zerolo y la homofobia. A excepción de eso poco más en Informativos, bajo un férreo control ideológico y con una caótica organización del trabajo, lo que sin duda agravará aún más la continua caída libre de RNE en credibilidad y oyentes.

El despropósito es tal en Informativos, que la ola de solidaridad y sensibilidad que recorre el planeta ante el drama de los refugiados parece esquivar los despachos de RNE. Se ha reaccionado tarde, y a petición de los propios redactores, para enviar un equipo al lugar de la noticia. Desde UGT no entendemos cómo se puede convertir en habitual llegar tarde y con medios insuficientes a los acontecimientos de primer orden que se producen en el exterior, mientras se derrocha a manos llenas en la megalomanía de esta dirección ¿Por qué tanta celeridad en enviar un equipo, encabezado por el jefe de internacional, para ultimar los preparativos de un frustrado despliegue de personal y medios para la realización de una faraónica emisión desde Cuba? Un proyecto retrasado varias veces y por último suspendido, cuyo objetivo y motivos desconocemos, pero que sin duda revela el enorme drama que vive RNE al recordar que cuando se produjo la verdadera la noticia en la isla, la reapertura de la embajada de EEUU, no se envió a ningún informador para cubrirla.

El clima de miedo que se ha impuesto en la redacción de RNE llega ya al punto de provocar un éxodo de Informativos a Programas, compañeros que huyen del menosprecio y la persecución, que intentan evitar ser víctimas de la caza de brujas con la que este pequeño dictador pretende saldar sus cuentas personales a la vez que forjar una redacción entregada a los caprichos de Génova. No olvidemos que el Señor Martínez Arias fue responsable de comunicación del Ministro Trillo, y  por tanto responsable directo de la pésima gestión informativa en la tragedia del Yak 42. Ese mismo estilo comunicativo es el que ahora pretende imponer en Rne, mentira, manipulación, engaño y falsedad. Esa es la firma del Señor Arias.

No hay servicio ni emisora de RNE que no se vea arrastrada por el lastre de este pequeño dictador, antítesis de lo que debe ser la gestión de nuestra radio pública. En informativos se amenaza y se persigue a los profesionales porque intentan serlo, o simplemente porque tienen cierto color sindical (el de UGT), mientras se favorece a perritos falderos para hacer de chivatos en favor de la Purga Popular o Personal del Señor Arias. Y en nuestra programación más de lo mismo, quitando con absurdos y contradictorios argumentos microespacios de Radio5, dirigidos por magníficos profesionales, sólo para dejar hueco a sus conocidos, controlados y fiables amigos ¿Por qué el programa de tráfico en Radio5 de los domingos se ha entregado a un colaborador externo desplazando a los profesionales de RNE? ¿Qué motivos hay detrás?

Ya está bien, esta no es nuestra RNE, la que la sociedad quiere y demanda ¿Por qué ningún directivo de RNE ha tenido aún la dignidad de asumir la responsabilidad de que RTVE haya tenido que pedir perdón públicamente a Israel? ¿Por qué aún no sabemos el nombre del auténtico culpable de que a RNE se le haya tachado de antisemitismo ni cómo se piensa evitar que algo así vuelva a suceder? Con El Señor Arias no hay respuestas, ni radio pública, sólo la represión de cuantos contradicen su capricho y el de aquellos que mueven sus hilos. UGT no quiere marionetas en RNE, ni egos magníficos que desvíen su acción y su deber de ser la voz de todos, y tampoco a un director de RNE, Alfonso Nasarre, que ni está ni se le espera.

UGT quiere verdaderos gestores públicos al frente de RNE, y los que actualmente la dirigen carecen de la capacidad, la honestidad y la decencia necesaria. Este es el mayor lastre que arrastra a RNE al descredito, librémonos de él de una vez por todas.

Consulta o descarga esta hoja Unión en formato impreso [ PDF ]

Redes sociales

facelink offtwitlink off

vimeolink offtubelink off

Convenio CRTVE

Acceso al portal

Portal del trabajador

Suscripción RSS

Suscripción RSS

firefoxugtrtve.net recomienda usar Mozilla Firefox o Google Chrome para navegar por sus páginas.

Scroll to top